blog

Febrero 14, 2020 / by iterem / In Gestión del cambio, Gestión por procesos / Comentarios desactivados en Mi empresa siempre ha diagramado los procesos, ¿por qué implementar BPM?

Mi empresa siempre ha diagramado los procesos, ¿por qué implementar BPM?

En ocasiones las empresas ya han dado el paso de diagramas sus procesos y tienen gran cantidad de documentación muy detallada para sus procedimientos; sin embargo, este conocimiento no las ha llevado a obtener mejoras significativas que aumenten la eficacia de sus procesos. ¿Por qué no es suficiente?

Porque disponer de una documentación de procesos que cumpla con un sistemas de gestión de calidad  (ISO, FQM..) es un punto de partida, pero no quiere decir que la organización trabaje por gestión de procesos, con una visión de mejora continua.

La Gestión de Procesos de Negocio (en inglés: Business Process Management o BPM) es una disciplina de gestión compuesta de metodologías y tecnologías, basada en la identificación, documentación, análisis y optimización de los procesos de negocio. Facilita la compresión de cómo los procesos de negocio se coordinan unos con otros y qué recursos son necesarios para la buena ejecución respecto a los objetivos estratégicos y operativos de la organización.

BPM aplica una notación estándar en la diagramación de procesos (BPMN) y en la descripción/modelado de decisiones (DMN); del mismo modo, puede utilizar diferentes soluciones tecnológicas (BPMS) que apoyen la implantación de la gestión por procesos en la organización.

¿Qué ventajas implica la gestión por procesos en nuestra organización?

  • Visión global y transparencia. La transparencia permite tener a toda la empresa una visión global y tener una comprensión profunda de cómo funciona la organización.
  • Comunicación: Toda la información es fácilmente accesible y actualizada y se favorece la difusión del conocimiento.
  • Objetivos comunes: Todas las personas de la organización conocen su rol en cada uno de los procesos y saben cómo contribuyen a alcanzar los objetivos comunes. Permite la alineación entre el área de tecnología y el negocio.
  • Mejora continua: Se promueve la mejora continua de los procesos. Se detectan ineficiencias, debilidades organizativas, cuellos de botella y errores de manera rápida y metódica, reduciendo los riesgos.
  • Orientación al Cliente-Flexibilidad: Los clientes – en el centro del negocio – demandan soluciones personalizadas pero flexibles. El reto no está únicamente en la definición de los procesos, sino en la capacidad de innovación y adaptación a la velocidad que requiere el negocio.

La Gestión por procesos con el acompañamiento correcto en gestión del cambio, maximiza el éxito.